Héctor Vera Huilipán, Mecánico: “La humildad por sobre todo”

Relato de vida

Héctor Vera Huilipán, criado por tíos y una familia que lo acogió, sorteó una difícil y esforzada vida. Desde pequeño trabajando en sus huertas y los quehaceres del hogar, sobrevivió al terremoto de 1960 tras estar a punto de caer entre las grietas de la tierra. Lo que no sabía, es que le tocaría sobreponerse a sufrimientos mucho mayores.

Se describe como un buen estudiante, puntual y responsable, características que le permitieron ingresar a estudios superiores en INACAP, su pasión: la mecánica, o los fierros como él la llama. En 1970 inició lo que sería la carrera de su vida, lo que recuerda como un proceso constante en donde conoció a personas muy distintas y consiguió una práctica en obras portuarias. En su tercer año en el instituto, el golpe militar le cambiaria el destino y el rumbo de su vida.

Era el presidente de su curso y su principal proyecto era ir a Huachipato a conocer fundiciones de fierros, pero tras el 11 de septiembre en su trabajo le recomendaron que se escondiera, sin que entendiera los motivos. Emigró a Niebla donde fue acogido por su hermana de crianza que levantaba un restaurant, seguía tranquilo en la cotidianeidad hasta que un hecho clave lo tomó por sorpresa: era buscado por la policía y su nombre aparecía con orden de detención, su responsabilidad, haber liderado su curso y pertenecer a una institución pública, lo que era interpretado como un cordón industrial de alta peligrosidad para el nuevo gobierno que tomaba el mando.

Parecía descabellado, los carabineros que lo arrestaron eran conocidos que incluso le habían pedido que trabajara para ellos como espía, ninguno lo podía creer. De favor lo dejaron ir a buscar sus pertenencias y lo trasladaron a Valdivia sin esposas, pero la clemencia solo llegaría hasta ahí, porque describe los siguientes 45 días de tortura como lo peor que le ha pasado, lo que no le daría a nadie. Desde su ingreso a la comisaría fue golpeado sin clemencia, posteriormente trasladado al gimnasio Cendyr donde pasó a ser el 171, entre más de 800 que llegó a contar.

“no se podía dialogar con ellos, si pedías algo te orinaban encima, te pegaban o te daban descargas eléctricas”, son los terribles recuerdos con los que se emociona, queda en su memoria que los militares y policías siempre sabían esconderse detrás de luces estratégicas para que no lograran distinguir sus caras mientras los interrogaban, pero tras decir siempre la misma declaración, de negar su participación en organizaciones políticas, fue dejado en libertad tras un mes y medio viviendo esta realidad. Al salir, les hicieron firmar que jamás habían sido detenidos, como condición principal para dejarlos partir.

El miedo lo acompañaba todo el tiempo en la posteridad, cualquier ruido o alarma lo hacía esconderse en lo más profundo para no volver a pasar aquellas penas. El amor lo ayudó a sobreponerse a los temores y traumas que esta etapa le dejó, se enamoró de una vecina, Luzmira, se casaron y juntos construyeron una familia con dos hijas que nacieron en 1979 y 1980, justo el 11 de septiembre, como si esta fecha lo siguiera.

Actualmente se considera una persona mucho más tranquila que antes, que piensa antes de actuar, reflexiona sobre los hechos que ocurren en su vida y prioriza la paz y serenidad por sobre todo lo demás. La estabilidad económica lo ha ayudado a consolidarse con un taller mecánico propio donde pasa sus días armando y desarmando motores, asume que lamentablemente conseguir bienes te otorga al fin un descanso necesario a sus 64 años. Lo principal en su vida es la humildad, seguir siempre con la misma actitud por la vida, ayudar y hacer el bien como él dice.

Sin duda que la vejez le otorga sabiduría y aprendizajes de vida, que hacen valorar mucho más los momentos que pasa, como las salidas a la playa o a las termas con su familia, sus placeres que guarda con cariño. Al final de la sesión Héctor comentó que las preguntas le llegaron al corazón y lo hicieron reflexionar sobre qué es la felicidad en la vida.

Written By
More from jafiguero

Nuestra Facultad

a Facultad de Filosofia y Humanidades de la Universidad Austral de Chile...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *