Monitoreos: Una forma de estudio y descubrimiento

  • Por Camila Gutiérrez Andrade           

La Reserva Costera Valdiviana, es un área protegida privada que nació luego de la compra de los previos forestales Chaihuín y Venecia por parte de The Nature Conservancy (ONG sin fines de lucro) en el año 2003, pero que recién en el año 2005 comenzó a funcionar como tal. En sus inicios contaba con más de 60.000 hectáreas, pero actualmente solo conserva 50.241,11 hectáreas, ya que parte de sus terrenos fueron donados a las comunidades y al Parque Nacional Alerce Costero. Sus límites son por el norte comienza en el Río Chaihuín y su lado sur limita con el Río Bueno.

            La reserva representa una parte importante del bosque templado lluvioso, con gran variedad de flora y fauna. Con especies importantes como los Alerces de los cuales contamos con 3.098 hectáreas y corresponden al 40% de los bosques de alerce de la región, también encontramos el Canelo, el Carpintero Negro, la Güiña, el Pudú y el Zorro de Darwin, especie que se creía no habitaba este lugar, pero que en el año 2014 fue descubierto en terrenos del Parque Oncol, Parque Nacional Alerce Costero y de la Reserva Costera Valdiviana.

            En este lugar se realizan distintos tipos de monitoreos con el fin de evaluar la situación de la reserva con respecto a sus objetivos y metas. Estos son: Monitoreo de trampas cámara, monitoreo de flora, monitoreo de avifauna y monitoreo de anfibios. Estos monitoreos tienen como objetivo identificar las amenazas o la existencia de nuevas especies, además del comportamiento de estas.

 Monitoreo con trampas cámara

            Este tipo de monitoreo de acuerdo con el Plan de Monitoreo 2015–2020 de la Reserva Costera Valdiviana se realiza una vez al año, proceso que consiste en la instalación de trampas cámara en 60 puntos estratégicos, las cuales luego de 30 días se rotan a nuevos lugares. Todo esto con el fin de monitorear el ingreso de animales a la reserva (perros), el área que ocupa el ganado existente dentro del área protegida, área ocupada por la Güiña, el Pudú y el Zorro de Darwin y el área ocupada por el Chucao y Zorzal. Pero a pesar de que este sea su principal objetivo también es de gran ayuda para captar la existencia de otro tipo de animales como el caso que aconteció recientemente en el cual se descubrió la presencia de la comadreja trompuda, un tipo de marsupial difícil de avistar.

Durante este proceso se realiza la instalación de las trampas cámara, cambio de baterías y se procede a vaciar las tarjetas de memoria dejándolas aptas para un nuevo ciclo de monitoreo, además de ello, frente a estas se instala un tubo de pvc dentro del cual se introduce un trozo de pollo, éste trabaja como atractor para ciertas especies, el cual también se reemplaza cada vez que se revisan las cámaras.

            Las fotos que son obtenidas de este método son procesadas con el fin de detectar área ocupada y amenazas latentes. Mientras algunas de estas cámaras son colocadas al interior del bosque, otras están orientadas a estar fijamente apuntando hacia los caminos con el fin de contar y monitorear el ingreso de perros o ganado a sitios que no son para su tránsito. Acotar que este monitoreo no es exclusivo de la reserva ya que se realiza en colaboración y en conjunto con investigadores de la Universidad Austral de Chile.

Monitoreo de Anfibios

            En este monitoreo se realiza un barrido de campo en 30 puntos específicos ubicados en el área norte de la reserva, además de otros sectores en el sur, consiste en la búsqueda de anfibios durante 30 minutos lo cual incluye búsqueda visual, revisión bajo troncos e instalación de trampas cámara.

            Los anfibios encontrados solo deben ser manipulados con guantes, con el fin de evitar el contagio de enfermedades entre especies y fotografiados como respaldo de su hallazgo, adjunto a esto por cada hallazgo se realiza una ficha la cual contiene fecha, punto de muestreo y UTM. Los anfibios encontrados se manipulan por el menor tiempo posible y deben ser liberados en el mismo lugar donde fueron encontrados.

Este monitoreo ayuda a conocer el comportamiento, hábitat y número de especies existentes dentro del área protegida.

Monitoreo de avifauna

            Este consiste en el monitoreo de las aves playeras y sus amenazas, se realiza una vez al mes y en tres sectores. Se realiza en las playas de Chaihuín, Colún y Hueicolla, dentro de cada una de estas playas se muestrean segmentos de 0.5 km al inicio, medio y termino de estas, durante el periodo de 2 horas de marea baja. Durante el proceso se contabilizan todas las aves de carácter acuático y playero que se encuentren activamente ya sea alimentándose, reposando o dentro de los limites estipulados anteriormente, se registran los puntos GPS al inicio y termino de cada segmento de 0,5 km. El cual se mide desde el inicio de la marea baja hasta el inicio de la duna.

            A pesar de que este muestreo se centra solo en las aves playeras es habitual encontrar otro tipo de aves posadas en las playas es por ello por lo que dentro de la ficha de monitoreo se anota como acotación que otras especies se avistaron en cada sector. Esto sirve para saber la densidad poblacional de las aves, cambios en las épocas de migración y número de especies u especímenes. También se registra el número de personas dentro del cuadrante, número de perros con y sin supervisión y huellas de vehículos en caso de que existan.

            Además de todos los monitoreos mencionados con detalle anteriormente, existen muestreos que se realizan por entidades o investigadores externos a la reserva en los cuales los guardaparques prestan colaboración durante su realización, es el caso de los monitoreos de flora, los cuales son realizados por investigadores y docentes de la Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales. Todos los datos obtenidos en estos trabajos son de importancia tanto para quienes los realizan como para la Reserva Costera Valdiviana, ya que de esta forma es fácil identificar los problemas o dificultades que pueden estar enfrentando como área protegida o si los objetivos que tienen como entidad se están cumpliendo de manera adecuada, además de descubrir la existencia de nuevas especies o de especies que se creían extintas.

Written By
More from jafiguero

Nueva Secretaría de Género y Bienestar Estudiantil en la Escuela de Periodismo

Las integrantes de este espacio ya han realizado actividades e intervenciones, y...
Leer Más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *